¿Y si no le gusta pensar?

El miedo que tienen muchos padres con los que hablo, es precisamente ese, que creen que a sus hijos no les gusta pensar, y la verdad, es que es un temor que bien nos puede preocupar, porque a nadie nos gusta reconocer eso de nuestros niños. Pero, ¿realmente puede ser del todo cierto? Cuando hablamos de que a alguien no le gusta pensar, ¿es el hecho en sí lo que no le gusta?, ¿o no le gusta pensar en según qué cosas?

Quizá si a mí me ponen delante de un libro de historia y pretenden que me lo lea de golpe, y que piense en todos los reyes, guerras y demás que aparecen, tampoco me guste pensar. Ahora bien, si me planteas unos acertijos o un puzle o un juego de ingenio, posiblemente le dedique horas y horas sin que nadie me lo pida. Por eso, antes de concluir que a nuestros niños y adolescentes no les gusta pensar, tenemos que plantearnos qué les estamos ofreciendo.

¿Lo fácil?, que les guste pensar en las cosas el colegio, en los ejercicios, en las materias que ven en clase…claro, ya digo, eso es lo ideal, lo fácil, vamos, lo que no suele ocurrir. Y llegado este caso, lo interesante es saber buscar que les puede interesar, que les puede tener entretenidos un buen rato dándole al coco.

brainy people

Posiblemente no serán las matemáticas pero, ¿los coches? ¿Cómo funciona una montaña rusa? ¿Cómo han construido el puente sin que se caiga? ¿Cómo se hace un grafiti? ¿Y unos canelones? ¿Seremos capaces de adiestrar al perro? ¿Y al gato?, en fin, infinidad de cosas que posiblemente sí que les interesen y les hagan pensar más de lo que les creemos capaces.

Lo complicado ya os digo, no es que piensen, sino ayudarles a encontrar en que pensar. Y lo malo es que muchas veces puede ser un largo trabajo, porque parece que nada les atrae, pero es cuestión de seguir buscando.

Eso sí,  cuando lo consigamos,  cuando tengan el hábito de pensar en lo que les gusta, ya les iremos convenciendo de que a veces, hay que estar igual de concentrado en lo que nos gusta un poco menos.

 

Silvia Carrera Sanjuan

Hábitos de Estudio.

Deja un comentario

Stepping Stones