Estudiar en verano

A más de uno y más de una le está tocando estudiar este verano. Bien para reforzar lo que ha visto durante el curso y no le ha quedado demasiado claro, o bien quien le ha quedado algo para septiembre. Tanto los unos como los otros, tienen que entender este tiempo de estudio como una oportunidad para ponerse al día con las asignaturas, no como un castigo. Lo que no se ha podido hacer durante el curso, toca hacerlo ahora, sin más.

El verano es muy largo y hay tiempo para todo, eso sí, necesitamos de una buena planificación. Está claro que se puede y se debe encontrar unos días para ir de vacaciones con la familia si existe esa posibilidad, o de campamentos, o al pueblo, o simplemente de relax en casa. Tampoco es necesario que carguen con los libros hasta la playa, todos, por muy mal que hayamos hecho las cosas, necesitamos un tiempo de desconexión, si no es imposible afrontar el resto del verano con la energía suficiente. Así que ni les castiguemos a ellos, ni nos castiguemos a nosotros mismos teniendo que estar pendientes de corregir tareas y preguntar lecciones. El tiempo de descanso que sea tal cual, de descanso.

Study summer

Eso sí, a parte de estos días, el resto del verano, hay que ponerse las pilas. Es fundamental tener claro el trabajo que tenemos que hacer, recuperar una, dos, cinco, repasar inglés, matemáticas, lo que sea, y el tiempo que tenemos para ello, 6 semanas, 7,…, dependiendo del periodo de vacaciones. Tras este análisis, la división es clara, tantos temas, entre tantas semanas, a tantos temas por semana. Son los chicos y chicas los que con nuestra ayuda, tienen que tener claro lo que les tiene que cundir cada día para poder llegar al objetivo final. Al principio va a parecer duro, pero si se trabaja cada día, irán viendo que no es para tanto.

Aunque se tengan varias asignaturas que recuperar, si se dedica la mañana al estudio, por ejemplo de 9 a 14 horas, estamos hablando de 5 horas diarias en el momento del día que estamos más frescos, eso bien aprovechado es muuucho tiempo, se pueden conseguir maravillas pero claro, hay que estar concienciado y las horas tienen que cundir.

Una buena motivación para que esto sea así, es pensar que trabajando bien, podemos tener toda la tarde libre para descansar, piscina, amigos, videoconsolas,… lo que sea.

La conclusión final vuelve a ser la que en varias ocasiones ya os hemos comentado. Organización. El día es muy largo y se pueden hacer muchas cosas, las que nos gustan y las que no. Así que os proponemos marcar un plan de trabajo con los chicos y cumplirlo, tanto ellos como vosotros, que también es importante y muchas veces somos los primeros en saltárnoslo. Si hemos decidido que la mañana es para estudiar y lo han cumplido y han trabajado bien, cuando por la tarde los veamos colgados del móvil o de la videoconsola, no ataquemos con nuestra maravillosa frase de: “más te valdría estudiar”, ¡NO!, es su momento de juego, y es igual de necesario que el de estudio.

Lo mismo sucederá al revés claro está. Si habían planificado que el lunes a las 14h, el tema 2 tenía que estar terminado y no lo está, tienen que asumir que el momento de descanso empezará cuando terminen, no se puede acumular el trabajo planificado para el día siguiente, salvo excepciones claro. Ese día por la tarde, tocará trabajar hasta terminar el tema. Por eso, hay que hacer planificaciones realistas posibles de cumplir.

Así que nada, a organizar bien el verano, a cumplir horarios, y a disfrutar de los días, que hay tiempo para todo.

Silvia Carrera Sanjuan

Hábitos de Estudio

Deja un comentario

Stepping Stones