Me ha impactado

De camino a la academia todos los días me cruzo media Zaragoza, la verdad es que me encanta observar a la gente y coincido con muchos padres que llevan a los niños al colegio.

Los hay que ya van más que despiertos y hablando sin parar con el adulto que le lleva de la mano, están los que casi cierran los ojos para seguir durmiendo mientras papa o mama tira de su bracito, están los que van con el patinete, la bici… en fin, imagino que cualquier motivación es buena para que lleguen al cole con una sonrisa, pero ¿cualquier motivación es buena?

Hoy me ha llegado al alma una imagen. Niño de unos 4 ó 5 años, sentado en un triciclo de estos con un palo detrás para que le empujen, por supuesto los pies sin desarrollar el más mínimo movimiento, y el niño, disfrutando de la buena mañana que hoy hacía y comentándolo con su papi…..NOOOO!!! Eso es lo que yo esperaba, pero la criatura viajaba en su triciclo con una “tableta electrónica” viendo dibujos!!! De verdad, ¿¿tan enganchado está el niño a la televisión??? ¿Estamos llegando ya al punto en el que monto al niño en un “aparato con ruedas”, léase triciclo léase carro, le enchufo la tele y ya que ni se moleste en ver por dónde pasamos? En serio, me niego a admitirlo.

Puedo entender que en un viaje en coche, los niños vean alguna película, no todo el rato, porque también hay un montón de juegos interesantes para hacer en el coche mientras se viaja, pero si a ratitos para evitar la pesadez de los desplazamientos largos, a todos nos gusta. Pero en serio, ¿por la calle y para recorrer unos metros hasta el colegio? ¡Con la de cosas interesantes que suceden a nuestro alrededor!

Niño paseando

En el trayecto al cole podemos ir hablando con nuestros niños sobre lo que vamos viendo. Que vayan observando lo que va cambiando de un día para otro, lo que se va modificando con las diferentes estaciones del año, podemos ir jugando a veo veo, nos pueden ir contando lo que van a hacer en el cole, podemos disfrutar del aire fresquito de la mañana, hasta podemos echar una carrera, pero llevarnos la tele pegada a la mano…por favor, NO.

Luego nos quejamos de que mi niño no cuenta nada en casa, no se fija mucho en las cosas, es muy despistado… ¿pero cómo se va a fijar y a interesar por nada, si lo llevo con ruedas y sin necesidad de que tan siquiera mueva el cuello para apartar la vista de la tableta y comprobar si vienen coches o no? De verdad, dejemos la tele en casa y disfrutemos de los paseos, sobre todo aquellos que tienen la suerte de poder ir andando con sus niños todas las mañanas hasta la puerta de clase, que ya llegará la época en la que no nos harán ni caso por contestar un WhatsApp, acabar una serie, o revisar Facebook.

 

Silvia Carrera Sanjuan

Hábitos de Estudio.

3 comentarios en “Me ha impactado

  1. Eso también está en el ejemplo que puean dar los padres.
    Que los hay muy ausentes, estan con los hijos y a la vez conectados a cualquier aparato.

  2. Como dice el refram cuando seas padre comerás huevos, no podéis imaginar lo duro que puede ser para un niño ir al colegio todos los días y el dolor de corazón cuando se queda llorando o super triste mirándote. Un padre o una madre hace lo inimaginable aunque sea encontra de todo lo que tu habías defendido y eso no creo que sea ser un mal padre o una mala madre

    • Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, de la teoría a la práctica hay un mundo y como tu bien has comentado, muchas veces tienes que hacer lo contrario a lo que habías defendido, pero claro que por eso no eres mal padre ni mala madre, ni mucho menos, cada uno hace las cosas siempre pensando en lo mejor para los peques.
      Lo único que quería contar es que hay maneras mejores y no tan buenas, y lo ideal sería que siempre pudiéramos hacer las más correctas.

      Un saludo.

Deja un comentario

Stepping Stones